Web Analytics

Traducimos:

lunes, 19 de septiembre de 2016

Pizza de queso de cabra y pimiento verde

Si hay algo que me encanta, es comer pizza casera... sin duda, una comida completa, sana, que gusta y divierte a todos, entrañable, porque todos ayudamos en la preparación y donde el ingenio se desata.

Así es como nació esta pizza. Mi hija mediana, Sandra (hoy escribo yo, la otra mitad de Spezialia) está encantada con la panificadora de Lidl. Así que cuando no prepara un bizcocho riquísimo, prepara masa para pizza.

Para ella es un entretenimiento que da frutos en forma de sabor y halagos, porque todos estamos como locos con las cosas que prepara... y, más aún, cuando consigue que su hermano mayor se tome pimiento y cebolla sin protestar.

Os lo cuento.

Ingredientes:

Para la masa:

- 400 gramos de harina sin gluten.

- 300 mililitros de agua.

- 1 cucharada de aceite.

- 3/4 de cucharada de sal

- 1 paquetito de levadura seca.

Para el relleno:

- 1 rulo de queso de cabra.

- 1/2 pimiento

- 1/2 cebolla tierna

-  100 gramos de tomate natural triturado

- 100 gramos de queso rallado

- Oréganos para espolvorear


Elaboración:

Se introducen todos los ingredientes en la cubeta de la máquina. Se marca el programa 6 y esperamos a que termine.

Una vez haya acabado de preparar la masa, enharinamos la mesa, sacamos la masa de la cubeta y con la ayuda de un rodillo de cocina, comenzamos a estirarla y darle forma.

Yo la he hecho rectangular, porque así se aprovecha toda la superficie de la rejilla del horno.

Una vez que tengamos la masa estirada y con la forma deseada, la depositamos sobre papel de horno y dejamos reposar 10 minutos.

Mientras tanto, vamos calentando el horno a 200ºC

Pasados los 10 minutos, introducimos la base de la pizza en el horno, sobre el papel de hornear, y éste a su vez sobre la rejilla. 

10 minutos más tarde, tendremos la base lista para rellenar. 

Comenzamos con el tomate, que esparcimos bien por toda la superficie de la base. Después hacemos lo mismo con el queso rallado y a continuación con el pimiento y la cebolla picados muy fino.

Cortamos en rodajas el rulo de queso de cabra, y lo colocamos por encima, tal y como se ve en la foto.

Salpicamos de orégano... 20 minutos en el horno a 200ºC y ¡un placer para el paladar!

¡Tenéis que probarlo!


7 comentarios:

  1. Hola, la panificadora es una compra genial. Yo la tengo 4 años y no paro de utilizarla. Tu hija ha preparado una pizza de lo más rica. Besos.

    ResponderEliminar
  2. Cuando a Pedro le tocaba ordeñar a Niebla, la cabrita traviesa de Heidi, lo hacía con resquemor, la cabra tenía pelín mala idea, aprovechaba cualquier descuido del cabrero para volcar el cubo recolector, dar una patada al aire esperando hacer mella en la cocorota de alguien o escapar montaña abajo huyendo de que le tocasen las tetas. Es indudable que ordeñar a una cabra es mucho más complicado y peligroso que ordeñar a una tranquila y sosegada vaca, o a una oveja, animal del que sospecho tiene alguna adicción a las sustancias alucinógenas. En algunas webs especializadas incluso recomiendan no colocar el rostro demasiado cerca del cubo "de lo contrario, podrías resultar gravemente herido o morir" literal, así lo prescriben.
    Colocar el queso de cabra cortado en rodajas encima de la pizza parece algo de lo más irrelevante, una minucia. Por favor, a partir de ahora concederle el valor que se merece, tened en cuenta el riesgo y el peligro que conlleva ordeñar a una cabra. Hay que valorar el esfuerzo de esa gente anónima que se juega el tipo al tocarle la ubre a tan mal intencionado animal.

    ResponderEliminar
  3. Me ha traído a tu cocina, el olor a pizza recién horneada. Comparto contigo que las pizzas caseras son insuperables. Bstes.

    ResponderEliminar