Web Analytics

Traducimos:

lunes, 29 de septiembre de 2014

Judias verdes templadas


Otro producto llegado desde tierras americanas. Se cree que las judías son originarias de Méjico y Perú.Y se empezó a cultivar en el año 5.000 a.C.

Además, es uno de los primeros alimentos, con los que los españoles se encontraron al llegar a América.


Las judías verdes son en su composición un 90% agua, y con tan sólo 30 calorías por 100 gramos, son ampliamente recomendadas en las dietas de control de peso.

Potasio y calcio, yodo, fósforo, hierro y magnesio, son un ejemplo de los beneficiosos minerales que nos aporta su consumo.
 

Vamos a preparar una receta deliciosa, baja en calorías y perfecta para sorprender en la mesa.

                                         Ingredientes:


- 400 gr. de judías verdes
- 200 gr. de patata pelada
- 1 cebolla grande
- 4 huevos
- 2 latas de atún en aceite de oliva
- 100 gr. de taquitos de jamón
- 1 tomate
- 2 cucharadas de azúcar
- Agua 
- Sal
- Aceite
- Vinagre


                                       Elaboración:

En una cazuela, colocamos las judías cortadas en trozos de dos centímetros de largo, aproximadamente. Cubrimos de agua, añadimos sal, y cuando rompa a hervir, cocinamos a fuego medio, durante 25 minutos.

En otra olla, ponemos las patatas enteras a cocer en suficiente agua, durante otros 20-25 minutos,  dependiendo del grosor. Para comprobar que están hechas, las pinchamos en el centro con un cuchillo y tratamos de levantarlas, si se caen  estarán listas.

Cocemos los huevos también a parte durante 10 minutos, contados a partir de que rompan a hervir. Pasado este tiempo, enfriamos con agua y pelamos.

Por otro lado, pelamos y  cortamos, en juliana (tiras finas), la cebolla.
En una sartén, la caramelizamos junto con dos cucharadas de azúcar. Para ello, disponemos la cebolla, el azúcar, dos cucharadas de aceite, y a fuego muy lento, dejamos que se vaya haciendo, removiendo de vez en cuando, durante 20 minutos. 

Troceamos el tomate en dados.

Sacamos las patatas, enfriamos con agua, y ya  templadas las cortamos en rodajas. Las disponemos sobre el plato. Sobre ellas, las judias escurridas, después el atún y los dados de tomate. La cebolla calentita, encima.

Dividimos en dos los huevos y los repartimos de manera decorativa. Finalmente, los taquitos de jamón.

Aliñamos con aceite, vinagre y sal, y... listo para que no quede nada.

Es un plato ideal para cualquier temporada.





No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada